viernes, 30 de octubre de 2009

Querida mía



Querida mía,

adoro que te sientes cada noche para leer mis versos. Para mí escribirte es un placer. Sé que sin mí delante no hay vergüenzas, puedes ser tu misma.

He pasado todo el día recordando... aquella tarde, tu mirada de ángel, tu forma de hablar. Permíteme decirte que estabas preciosa, sonríe si quieres, eres realmente hermosa.

Me gusta pronunciar tu nombre y pensar dónde estás ahora, qué estarás haciendo, si te acuerdas de mí. Yo no puedo conciliar el sueño, eres más de lo que un hombre puede desear... tus ojos me despiertan cada pocos segundos.

Hoy no me he comportado como un caballero, te ruego me perdones. Sin embargo tú, tú has estado perfecta. Por ello quisiera salvar mis miedos y pedirte un beso, tan intenso como tu mirada. Mañana, a eso de las ocho, cuando caiga la tarde, en la colina.

Si tienes a bien aceptarlo, allí estaré esperando.


Sinceramente,
buenas noches.

1 comentario:

  1. Después de leer esto querrá encontrarse contigo seguro...

    ResponderEliminar

 

Fotografos de Bodas - Daniel Colleman

http://www.squidoo.com/daniel-colleman-fotografos-de-bodas

Fotografo de bodas