jueves, 23 de diciembre de 2010

La cena



Después de tanto tiempo planeando cómo acercarme a tí, hoy estás aquí conmigo, al otro lado de la mesa, con tu mano apoyada en la barbilla y contándome tu vida con sinceridad. Tú que eras excéptica para todo, que no querías confiar, que apartabas con tu mano todo aquello que a tu lado se acercaba. Tú, tan tú, tan magnífica y elegante, tú que todo parecías tenerlo y que ahora, tras escucharte, tan poco me parece que tienes. Resulta un tanto extraño que yo a tí haya accedido, y contigo a tus miedos, a tu inocencia y a tus pensamientos. Que tú aquí me estés contando lo que sientes, lo que has añorado y lo segura que te sientes hablando conmigo.

Hablas y hablas moviendo esos labios que no sé cómo decirte que me encantan, jugando con el filo de la copa y con tus ojos de lado a lado, de sonrisa en sonrisa, como si no hubiese en el mundo otro momento para disfrutar. Y yo, que con cada palabra al aire tuya parezco consumirme, me centro en tus pupilas de colores, en tus historias tan graciosas y en el tiempo que nos queda. Yo que quería conseguirte hoy temo que te vayas pronto, que sin tí en la cama duerma esperando a mañana, que despierte solo y no me llames o no haya tiempo por tu parte para verme. Cómo hablar de todo mientras pienso en lo mucho que me importas, en que pronto será tarde y en mi coche iremos rumbo al final del día, a la noche colmada por un adiós, hasta mañana, o quizás un beso, un beso sencillo y corto que sabrá a poco, o tal vez muy largo, quién sabe. El caso es que lo más misterioso, lo más intrigante, es por qué pienso que aunque no te he dicho que te quiero, en mi interior sin miedo late despacio la idea de que tú, ahí donde yo te veo, durante toda la noche también lo has estado pensando.

2 comentarios:

  1. Suena tan bien, tan bonito... Y qué difícil es conseguir algo así...

    ResponderEliminar

 

Fotografos de Bodas - Daniel Colleman

http://www.squidoo.com/daniel-colleman-fotografos-de-bodas

Fotografo de bodas